Ordesa Cola de caballo


La mejor manera de empezar el año es conociendo lugares nuevos por eso mi primer fin de semana lo pasé en una casa rural  con amigos en Biescas, provincia de Huesca.

Viajando desde Valladolid nuestra primera parada tuvo lugar en Jaca, dónde comimos disfrutando del día en la Ciudadela y, recorrimos sus calles dando un pequeño paseo de no más de media hora.

Desde Jaca nos movimos hasta la Estación Internacional de Canfranc, hecha con el propósito de unir Francia y España. Se puede visitar libremente, ver el interior de los edificios incluso el de un antiguo vagón.



Esa noche dimos un paseo por Biescas, un pequeño municipio de no más de 1500 habitantes, pero sus calles y pintorescas casas nos trasmitió de esta localidad un lugar especial.


La madrugada del sábado y el frío bien mereció la pena para llegar a la Cola de caballo en Monte Perdido.





















Llegamos en coche hasta la Pradera de Ordesa pasando por Torla, municipio fronterizo con Francia que visitamos al finalizar la ruta de unas 5 horas o 6. Fue una ruta fácil a pesar de encontrar algunos tramos dificultosos por el hielo, pero los paisajes, la tranquilidad y la pureza del entorno nos envolvieron en una burbuja en la que desconectar del mundo real fue muy fácil.

A la vuelta visitamos Pamplona, una ciudad con buen ambiente y ricos pinchos.

Recomiendo este viaje y si es posible alargar el fin de semana para aprovechar y visitar algunos pueblos franceses que nosotros hemos dejamos pendiente para otra ocasión.



Entradas populares de este blog

Yakitoro by Chicote

Perú-Bolivia-Colombia 2018 Parte I

Costa Oeste Parte II